Hola, soy Izaskun

Y durante mucho tiempo, todos mis cumpleaños alguien me regalaba unas bailarinas. Nací a finales de mayo en una ciudad del norte, así que esos zapatos brillantes para mí simbolizaban muchas cosas: el fin de las clases, el comienzo del verano, y las aventuras que viviría hasta que, ya bien entrado julio, las cambiara por unas sandalias. También eran importantes por otra razón; el brillo del charol añadía un punto de elegancia a lo que fuera que se me hubiera metido en la cabeza que iba a llevar en mi día a día.

Escribo sobre ideas que se convierten en objetos que se pueden tocar y oler, viajes que se convierten en aventuras y estilismos que hacen que te sientas como cuando estrenabas unas bailarinas a los siete años. Espero que disfrutes de tu visita.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s